Siguiendo con la entrada del martes, en la prevención de factores tumorales, hoy hablaré del bisfenol A, un componente disfuncional de muchos importantes plásticos y aditivos plásticos y es un importante perturbador del equilibrio hormonal humano, sobre todo a nivel estrogénico.

Su contaminación se favorece al usar líquidos en plásticos y calentar alimentos en microondas. Por ello, las recomendaciones básicas son las siguientes:

  1.  No usar alimentos especialmente en el caso de los líquidos, como las sopas y las salsas, en envases de plástico o enlatados (las latas están recubierta de esta sustancia también). Las alternativas existen, ya que para los envases de líquidos también existen envases de vidrio.
  2. Evitar el consumo de alimentos calentados en envases de plástico en el microondas, así como hervir biberones de plástico. Cuanto más altas sean las temperaturas más fácilmente se liberará y filtrará en los alimentos este producto químico.
  3. La reutilización de botellas de plástico para beber, como es el caso de las utilizadas por los deportistas, no debe ser demasiado prolongada porque con el tiempo liberan más fácilmente el bisfenol A

¿Pero podemos hacerle frente también por otros medios?

Se elimina por biotransformación, por medio de aminoácidos sulfurados y de Vitamina C. Si no hay niveles suficientes, no se elimina y daña el ADN estrogénico promoviendo el crecimiento tumoral estrógeno-dependiente, dando inicio y desarrollo al cáncer de mama y próstata.

La estrategia terapéutica a seguir sería aumentar el nivel de selenio en sangre, aumento de la melatonina (hormona producida por medio de la serotonina y, previamente por el triptófano), vitamina c (que no sintetizamos, por lo cual, debemos tomarlo por nuestra dieta alimenticia),  la acetilcisteína.

Un mayor consumo de frutas y verduras que nos promoverá el aumento en el nivel de estas sustancias:

1.       El selenio es abundante en las nueces, almendras y ajos, también en el brécol, boniato y el arroz

2.       La vitamina C es abundante en frutas y verduras: brócoli, espinacas, fresas, pimientos verdes, coles de Bruselas y melón, kiwis, naranjas, limones

3.       El triptófano que promueve la creación de melatonina es abundante en huevos, pescados, frutos secos, plátano, piña, aguacate.

4.       La acetilcisteina natural, no sintética, la contienen los siguientes alimentos: repollo,  ajo, brócoli, cebolla.

Como se puede observar claramente, por medio de nuestra dieta podemos interferir en la prevención del cáncer de mama y de próstata, y es básicamente teniendo una dieta rica en frutas y verduras variadas.