Exponencialmente la enfermedad del cancer va creciendo hasta situarse en el ranking de las causas de muerte más frecuentes del ser humano, según la OMS, el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; en 2008 se le atribuyeron 7,6 millones de muertes (aproximadamente, el 13% del total). Se prevé que las muertes por cáncer a nivel mundial seguirán aumentando: en 2030 serán, según las previsiones, unos 12 millones.

Por ello, la atención sanitaria tiene que centrar esfuerzos en prevenirla, tanto médicos como enfermeros, podólogos, fisioterapeutas…todo sanitario tiene la obligación de prevenir la aparición de esta enfermedad en la medida que sus conocimientos y competencias se lo permitan.

Desde la fisioterapia, no existen técnicas que eliminen aparición del cancer, sin embargo, todos conocemos los procedimientos en movilizaciones y terapia manual en caso de encontrar pacientes con neoplasias. Aún así, nuestra labor como sanitario va más allá, y así como promovemos la prevención en patologías del aparato locomotor por medio de la educación sanitaria, también debemos promover los hábitos saludables para prevenir enfermedades de este calibre.

La OMS describe que aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo comportamentales y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol) y, por lo tanto, pueden prevenirse.

A partir de aquí, consejos como que la alimentación por nutrientes ecológicos, es más correcta debido a la ausencia de pesticidas es de obligado cumplimiento recordarlo. No solo eso sino que todo alimento natural sobrevive al medio con sus propios recursos biológicos obteniendo una mayor resistencia a las agresiones naturales externas, siendo ricas en sustancias antigenas que pueden fomentar la producción de antigenos en nuestro cuerpo para combatir procesos patológicos como el CANCER.

Por otro lado, comentar también el excesivo uso de los plásticos en nuestro alimentos, y la intervención del BISFENOL A en nuestro organismo, pero eso, lo dejamos para la entrada del viernes.